Pablo Neruda en The Wire, retrato en ojos de la India

Pablo Neruda en The Wire, retrato en ojos de la India. La web de India es uno de los buenos experimentos de periodismo online. Dedica un extenso artículo al poeta chileno. Extractos.

Pablo Neruda

El indio Anjan Basu publica un conceptuoso artículo sobre el premio Nobel de Chile. Algunos extractos de la nota, en visión particular y personal de su autor, confeso admirador de la obra de Pablo Neruda.

“El poeta que escuchó innumerables voces mientras el mundo escuchaba su voz. Con el fallecimiento de Pablo Neruda, el siglo XX perdió a uno de sus grandes poetas, un hombre que conquistó la paralizante soledad para poder hablar al mundo entero.

“Menos de dos semanas después que el gobierno chileno encabezado por Salvador Allende fuera derrocado en un violento golpe de estado, Pablo Neruda, amigo y compañero de Allende, murió en su casa de Santiago el 23 de septiembre de 1973. Había estado gravemente enfermo por algún tiempo.

“Sin embargo, cuando llegó el final, no estaba claro si la enfermedad, en lugar del asesinato, había reclamado al mejor poeta de Chile. De hecho, 45 años después de su fallecimiento, todavía se está deliberando sobre si Neruda fue envenenado por la insistencia de Augusto Pinochet, el brutal dictador que pronto convertiría a Chile en una gran tumba abierta.

“Pero mientras una nube de incertidumbre se cierne sobre su muerte, no hay duda en absoluto sobre por qué Neruda eligió ser un poeta. De hecho, él no eligió su vocación. Fue la poesía la que vino a llamar al joven.

“Hay una cualidad cósmica para la identificación de Neruda de la tierra y la humanidad”, como señaló un crítico. Es intuitivo, incluso instintivo, persistiendo como una constante en todo lo que escribió en diferentes géneros poéticos, incluso en su prosa, en cualquier caso en la mayor parte. Su anhelo de amor, de la mujer que ama, tiene la misma calidad cósmica.

“En 1927, a la edad de 23 años, Neruda zarpó de su tierra natal en busca del mundo abierto, en el que hombres y mujeres vivían sus vidas cotidianas sin ser molestados por la soledad. O eso esperaba. El servicio diplomático de Chile lo llevó a Birmania, Colombo, Java y Singapur en rápida sucesión.

“En cada lugar se sintió eufórico por empezar. Los nuevos sonidos, las vistas y los perfumes asaltaron sus sentidos. Pero pronto, su antigua soledad (“como una taza que odio”) regresó como una venganza. Y comenzó a sentirse cada vez más aislado, arrojado sobre sí mismo, abandonado. “Mi cuerpo era una hoguera solitaria que ardía noche y día en esa costa tropical”, como iba a escribir más tarde.

Se casó mientras estaba en Java, leyó copiosamente y con avidez, y comenzó a escribir Residencia en la Tierra. Pero todo esto no le dio tregua. A lo largo de todos estos años, él oscilaba desesperadamente entre estallidos repentinos de energía y apatía floja. Y él estaba irremediablemente inquieto, solitario.

“Esta soledad iba a pesar mucho sobre él hasta que llegó a España -después de un breve mandato en Buenos Aires- donde primero ocupó un puesto en Barcelona y más tarde se convirtió en cónsul de España en Madrid. Pronto se hizo amigo de Federico García Lorca, Rafael Alberti, el gran poeta peruano César Vallejo y muchos otros artistas creativos, y una hermandad artística vibrante comenzó a florecer. Neruda sintió como si hubiera nacido de nuevo. Todavía era una vida bohemia, pero el poeta se había liberado de su desesperada soledad para siempre…”